La cadena cinética en las artes marciales

En la mayoría de las artes marciales existe una idea recurrente: el empleo de la máxima energía disponible con el mínimo esfuerzo. Ya describimos en este blog elementos muy importantes para alcanzar esta eficiencia, como la aplicación adecuada de la tensión y la relajación o el uso de la respiración, y para algunos el empleo de energía más o menos místicas, como el Ki (o Chi).

Sin embargo, nos disponemos a presentar otro aspecto importante en el desarrollo de este concepto y que no es para nada exclusivo de las artes marciales, pero sí muy importante en su práctica: la cadena cinética.

Tomaremos primero como ejemplo un gesto ajeno a los sistemas de combate. Al ver el físico que presenta un lanzador de Jabalina, nos daremos cuenta de que ha desarrollado toda su anatomía, no solamente el brazo que lanza. Esto se debe a que para obtener un mayor rendimiento , no puede lanzar la jabalina únicamente con un brazo, sino con todo el cuerpo. En realidad, una vez finalizada la fase carrera, se producen una serie de movimientos perfectamente coordinados con objeto de imprimir la máxima potencia en el lanzamiento empleando todo el cuerpo. Primero se realiza un apoyo del pie avanzado mientras el pie atrasado inicia el impulso hacia delante, con la extensión primero del tobillo y luego de la rodilla. Este impulso se transmite a la cadera, que recibe la fuerza de la pierna atrasada y lo transmite hacia arriba, añadiendo aún más fuerza en su rotación. Al hombro que sostiene la jabalina llega toda la fuerza de impulso de la pierna atrasada, sumada a la que la musculatura del torso realiza en la rotación. Una vez esa fuerza llega al brazo , éste sigue añadiendo fuerza al movimiento con la acción del hombro (casi extrema en el caso que nos ocupa), el codo, la muñeca y finalmente incluso los dedos, en ese orden. Todos estos movimientos se realizan como si de un látigo se tratase, pero añadiendo además más fuerza en casa paso. Esta serie de movimientos coordinados constituyen la cadena cinética, que culmina en el instante de lanzamiento. Este lanzamiento se ha realizado, no con la fuerza del brazo, sino con la de todo el cuerpo, pues han ido sumando sus fuerzas la acción de las piernas, el torso y el brazo (y habría que tener en cuenta también la acción de la pierna y el brazo avanzados).

 

Un ejemplo de empleo adecuado de la cadena cinética en artes marciales puede ser la ejecución de algunas proyecciones de Judo o Jujutsu (fundamentalmente las de cadera) o el golpe de puño con el brazo atrasado de Karate (guaku tsuki). Si nos centramos en esta última forma de golpeo, veremos que la cadena cinética puede ser fundamental para lograr la máxima eficiencia en este tipo de técnicas. El golpeo comienza en el pie atrasado y la extensión de la pierna, igual que en el lanzamiento de la jabalina, y continúa con la rotación de caderas y el giro del torso. Finalmente se realiza la acción del brazo, de manera que la coordinación entre todos estos movimientos implica una suma de fuerzas que se manifiesta en el momento del golpeo.

 

La coordinación de los diferentes sistemas musculares implicados es la clave de todo el proceso, y en ella influyen, como hemos mencionado anteriormente, aspectos como el equilibrio entre  la tensión y la relajación de esos músculos, el momento de utilización de cada uno de ellos, etc… Lo que es evidente es que el uso de la cadena cinética como medio de transmitir la mayor fuerza posible es muy importante, tanto en artes marciales, como en otras actividades.

Pero no siempre el uso de la cadena cinética es conveniente. En muchas ocasiones, no es potencia lo que requiere la situación. Esto sucede, por ejemplo, en el arte del Iaido y el Kenjutsu. Es evidente que la prioridad en el uso del sable japonés no es la potencia, sino la precisión del corte.

El practicante de la izquierda ha cometido el error de avanzar el cuerpo antes de descargar el golpe, lo que ha aprovechado el maestro Kai Kuniyuki para anticiparse con su bokken

Pero además hay cuestiones estratégicas que desaconsejan el empleo de la cadena cinética. Si al realizar un corte de arriba a abajo hacia el adversario avanzamos primero el pie, luego el cuerpo y finalmente descargamos la técnica con la katana, nos habremos expuesto claramente ante el adversario desaprovechando el arma que tenemos en las manos. En este caso lo más aconsejable es cargar y ejecutar la técnica sin avanzar el cuerpo, o haciéndolo justo después de iniciar el movimiento de brazos, de manera que nuestro avance se produzca siempre estando protegidos por el movimiento de corte. En este caso la potencia no es prioritaria y sería un grave error  estratégico moverse de acuerdo a la cadena cinética descrita anteriormente.

Podemos extraer como conclusión que el empleo de la cadena cinética es un excelente medio para desarrollar potencia, y es aplicable en ocasiones a defensas, golpes, proyecciones, etc… pero no siempre es conveniente, ya sea porque nuestro objetivo no sea la fuerza, sino la velocidad o la precisión, o porque la estrategia lo desaconseja.

 

Juan Antonio García Ruiz
www.karatekidokan.com

Anuncios

2 comentarios en “La cadena cinética en las artes marciales

  1. Pingback: ¿Golpear a tu adversario? 5 claves para la eficacia | Blog de Artes Marciales Kidokan

  2. Pingback: Kime, la optimización de la energía | Blog de Artes Marciales Kidokan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s