Nihon ni ikimasu: diario de un viaje a Japón (1)- Karate en Tokyo

¿Y si nos vamos a Japón? El sueño de todo budoka. Pues… ¡aquí estamos! Cuatro españolitos a 10.000 km de su casa, inmersos en una cultura tan exótica como la nipona, sin nadie que nos oriente y sin dominar para nada el idioma, dispuestos a recorrer el país y practicar artes marciales con algunos de los maestros más importantes del mundo. ¡Menuda aventura!

dav

Lo antiguo y lo nuevo conviven con naturalidad en Tokio, como la Casa del Samurai de los jardines del Palacio Imperial y los enormes edificio de oficinas

Nuestra primera parada, por supuesto, Tokyo. La capital del Japón actual es una ciudad eminentemente cosmopolita. El fundador del Karate Shotokan, Gichin Funakoshi, escribió: “Penetrar en lo antiguo es comprender lo nuevo. Lo viejo y lo nuevo es solo cuestión de tiempo”. Probablemente ningún lugar represente tan bien esta mezcla de lo viejo y lo nuevo como lo hace Tokyo, donde solo una valla separa la serenidad de los jardines del Palacio Imperial de una de las ciudades más bulliciosas y avanzadas del planeta.

 

En el siglo XV se construyó el Castillo de Edo, en torno al cual se fue desarrollando la ciudad del mismo nombre. Pero fue a primeros del siglo VII cuando el shogunato Tokugawa estableció la sede del gobierno en el castillo, siendo entonces Edo la capital oficiosa del Japón, a pesar de que el Emperador seguía residiendo junto con toda su corte en Kyoto, la capital oficial. Dos siglos después, el Emperador se trasladaría también al Castillo de Edo, conviertiéndolo en el Palacio Imperial, y cambiando el nombre de la ciudad por el actual.

IMG-20170810-WA0018

Coincidimos con el maestro de Aikido Ivan Rigual, gran conocedor de Japón y de Tokio, que nos llevó a comer un magnífico sushi y a conocer algunas tiendas de artes marciales

Tuvimos la suerte de coincidir con el maestro de Aikido Iván Rigual, que nos llevó a comer un magnífico sushi, nos mostró varias tiendas de artes marciales y nos explicó muchas cosas sobre la ciudad. ¡Gracias maestro!

Pero nuestro propósito no es solo conocer la historia, la cultura y la gastronomía de Japón, sino… ¡practicar artes marciales!

Así que nos acercamos al Hombu Dojo de la Japan Karate Association (JKA) con idea de practicar en el que sin duda es el centro mundial del Karate Shotokan. Tras un largo paseo soportando el sofocante calor y la humedad de Tokio en agosto, llegamos a la estrecha calle en la que está situado el dojo.

IMG_5604

Al llegar al Hombu Dojo de la Japan Karate Association (JKA)

El recepcionista nos explicó (como pudo) los pasos a seguir, y una mujer que vestía ya el karategui nos ayudó a realizar los trámites. Tomamos las escaleras hasta la primera planta, donde está situado el vestuario. Impacientes nos pusimos nuestro karategui y subimos tres plantas más, ya que allí se impartiría la clase. Formando parte de un grupo reducido y bastante heterogéneo, iniciamos la práctica con el sempai, que dirigió el calentamiento. Justo al terminar, apareció la mujer que nos había ayudado en la recepción. ¡Era Hirayama Yuko Sensei!

La práctica incluyó técnicas de kihon de puño y pierna, haciendo hincapié en los desplazamietos. Hirayama Sensei nos hizo algunas correcciones que tendremos muy presentes, especialmente Antonio, al que le insisitió en la importancia del pie atrasado. Luego pasó a desarrollar el trabajo de kata, en este caso con Bassai Dai y Jion.

Una vez finalizada de la clase, cada uno de nosotros cogió un pequeño paño y recorrió de un extremo a otro el tatami limpiando el suelo. Una costumbre japonesa que da una muestra de lo que es este país.

IMG_7428

Con Sensei Hirayama Yuko en el Hombu Dojo de la Japan Karate Association en Tokyo

En las artes marciales se habla de respeto, cortesía, disciplina.. Generalmente asociamos estos valores al Budo, pero estando en Japón es fácil darse cuenta de que no es una cuestión que ataña únicamente a las artes marciales, sino que estos valores están arraigados en el corazón de todos los japoneses.

La educación y cortesía de la mayoría de losjaponeses, y especialmente los de más edad, es abrumadora. Todas aquellas personas a las que les hemos pedido ayuda se han desvivido por proporcionárnosla, hasta el punto incluso de acompañarnos, en muchos casos durante un largo trecho, para asegurarse de que llegábamos a nuestro destino. Y más de una vez alguna señora mayor se ha acercado a nosotros cuando ha visto que no nos orientábamos bien con el mapa o estábamos indecisos sobre qué linea de metro debíamos coger.

Precisamente el metro es un buen ejemplo de otro valor asociado al Budo que en realidad es inherente a la cultura japonesa: la disciplina. En cada estación pueden verse multitud de personas perfectamente alineadas esperando a que llegue el metro, dejando salir primero a los que están dentro. Además, permanecen en un silencio absoluto durante el viaje, entorno en el que, desgraciadamente, desentonábamos con frecuencia. ¡Qué difícil es estar tan callado cando hay tantas cosas nuevas de las que hablar!

El autor rindiendo homenaje a Funakoshi Gichin Sensei en el monumento en su honor en Engaku-ji

Como país moderno, Japón tiene una red de comunicaciones extraordinaria. El Shinkansen o “tren bala” es muy conocido y un medio estupendo para moverse por el país. Nosotros hemos obtenido nuestro Japan Railway Pass, una especie de tarifa plana para montar en tren. Y eso hemos hecho para poner rumbo a Kamakura, la capital nipona durante los dos siglos que duró el primer Shogunato, el del clan Minamoto.

Porque en Kamakura se encuentra, entre muchos otros templos, un lugar de visita obligada para nosotros: Engaku-ji, donde se erigió un monumento en memoria de Gichin Funakoshi, considerado el padre el karate moderno y fundador del Karate Shotokan.  Junto al templo principal, en la piedra negra puede leerse la inscipción “Karate ni sente nashi”, es decir, “En Karate no existe primera ofensa”. Un principio ampliamente promovido por Funakoshi Sensei que resume magistralmente su concepción del karate.

Éste es el tren bala o Shinkansen que nos lleva a Kyoto, nuestro siguiente destino

Nuestra estancia en Tokyo llegó lamentablemente a su final, así que en la abarrotada Estación Central de Tokyo hemos montado de nuevo en el Shinkansen. Podemos decir que no nos ha ido mal en Tokyo ¿verdad? Próxima parada: Kyoto, capital imperial.

Juan Antonio García Ruiz

www.karatekidokan.com

banner-bajo

 

 

Anuncios

Un comentario en “Nihon ni ikimasu: diario de un viaje a Japón (1)- Karate en Tokyo

  1. Pingback: Nihon ni ikimasu: diario de un viaje a Japón (2)- Kyoto, capital imperial del Budo | BudoBlog de Artes Marciales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s