Fuerza de los tendones: Fascia, Canales Tendinomusculares y Artes Marciales Internas (Parte 3)

 

Por Tom Bisio
https://www.internalartsinternational.com/

Traducido al español por Juanlu Cadenas de LLano Bajo
Artículo original AQUÍ

Ir a anterior

La conexión entre las ideas tradicionales chinas sobre los canales tendinomusculares y la fuerza y el poder de los tendones, así como los recientes descubrimientos sobre la fascia y su relación con la salud y la condición física son fascinantes. Esta serie de cuatro artículos explora algunas de estas conexiones.

Fluidos y Fascia

En embriología, el movimiento del fluido intersticial precede al desarrollo del sistema cardiovascular. Las moléculas de agua son un medio muy conveniente para transportar biomoléculas y para llevar a cabo diversas funciones celulares. La investigación ha identificado las cinco partes de lo que parece ser un sistema de fluido integrado en mamíferos:

  • El Fluido Primo Vascular (FPV) con precursores de proteínas y microcélulas en el Sistema Primo Vascular (SPV).
  • La sangre y sus componentes en el sistema cardiovascular.
  • Fluido intersticial extracraneal (FIE), cuyo vehículo tenía una estructura muy irregular – el intersticio en todo el cuerpo.
  • El líquido cefalorraquídeo dentro de los ventrículos cerebrales y el canal espinal.
  • El sistema linfático extracraneal, que drena el líquido intersticial y se une a la vena subclavia. [1]

En el feto, Fluido Primo Vascular puede ser el primer sistema de fluidos en desarrollarse y unirse al sistema cardiovascular aún no bien definido.

Se han encontrado estructuras en forma de tubos distintivos que forman un sistema de transporte de agua en diferentes partes del cuerpo en animales. Los contenidos de líquido (agua más los solutos y los péptidos / proteínas insolubles) en diferentes partes del cuerpo son diferentes. Además, las proporciones de las cantidades de agua ligada y libre en órganos como la piel, el tendón de Aquiles, el cartílago traqueal, el músculo y otros varían de un sitio a otro. [2]

El agua intersticial ahora se considera un cuarto estado del agua (siendo líquido, sólido y gas los tres conocidos). El doctor Gerald Pollack investigó los músculos y cómo se contraen. Le pareció extraño que las ideas más comunes sobre la contracción muscular no involucraran el agua, a pesar de que el tejido muscular consiste en un 99% de moléculas de agua. [3] Pollack exploró cómo el agua en su estado “intersticial” afecta el flujo de fluidos a través del tejido fascial. Encontró que, en la fascia sana, un gran porcentaje del agua extracelular se encuentra en un estado de “agua intersticial “, en oposición al agua en su forma líquida, donde su comportamiento puede caracterizarse como el de un cristal líquido. [4]

Los fluidos intersticiales se mueven rítmicamente a través del cuerpo y la fascia, impulsados por la respiración, lo que crea de forma efectiva ondas de fluido dentro del cuerpo. Las células en áreas donde hay resistencia o restricción a este movimiento del fluido intersticial no obtienen suficientes nutrientes y no eliminan bien los desechos celulares. Estas áreas se convierten en “puntos muertos”, lugares donde la fluctuación hidrodinámica no está penetrando. [5]

El movimiento de fluidos a través del tejido conectivo se puede ver en el increíble trabajo anatómico del doctor Jean-Claude Guimberteau. Guimberteau describe gráficamente la alineación de tipo fractal de las fibras de la matriz fascial, que crea una red en la que todas las partes de la matriz distribuyen cargas y fuerzas. En los videos de Guimberteau de tejido vivo se pueden ver pequeñas perlas de líquido moverse a través de las diminutas fibras fasciales individuales. [6]

fascia.model_.jpg

Modelo del sistema fascial del video: Paseando bajo la piel, del doctor Jean-Claude Guimberteau.

Estas ideas no difieren de la opinión de la Medicina China sobre el Triple Calentador (San Jiao) como un pasaje para los fluidos, y la conjetura de la fascia y el San Jiao pueden tener congruencia. También se relacionan con la analogía del acupuntor senior Wang Ju Yi de los canales y los colaterales a los de un río (mencionado en la Parte 1 de esta serie de artículos).

Los estudios de laboratorio sobre la inflamación han indicado que la causa principal de esta parece deberse a la presión mecánica, incluido el traumatismo por contusión, los cuerpos extraños, las vibraciones y la presión constante de baja intensidad. El mecanismo básico de la inflamación por presión es muy probablemente a través de la hipoxia tisular. Expuesta a la presión, se comprime la materia hidrofóbica (“odio al agua”- materia que no se puede unir con el agua) y se saca el oxígeno. Después de que se libera la presión, la elasticidad del tejido no rebota inmediatamente, y el tejido permanece encogido con oxígeno disminuido durante un período de tiempo posterior. La hipoxia puede generar cambios inflamatorios a través del deterioro directo de los procesos anabólicos (construcción de células) mediado mitocondrialmente y el consiguiente cambio metabólico hacia el catabolismo (destrucción de células). [7]

El movimiento, la compresión y la liberación fascial, el estiramiento y la relajación, junto con la respiración abdominal profunda, son mecanismos para restaurar el movimiento del líquido en áreas de la fascia que experimentan un flujo reducido de líquidos.

Durante la aplicación de carga mecánica, ya sea por estiramiento o por compresión local, se expulsa una cantidad significativa de agua de las zonas más estresadas, similar a apretar una esponja. Con la liberación que sigue, esta área se llena de nuevo con un nuevo fluido, que proviene del tejido circundante y de la red vascular local. El tejido conectivo similar a una esponja puede carecer de hidratación adecuada en lugares desatendidos. La aplicación de carga externa a los tejidos fasciales puede resultar en una hidratación renovada de esos lugares en el cuerpo.

En la fascia sana, un gran porcentaje del agua extracelular se encuentra en un estado de agua intersticial. Gran parte de las patologías, como las condiciones inflamatorias, el edema o el aumento de la acumulación de radicales libres y otros productos de desecho, tienden a acompañar un cambio hacia un mayor porcentaje de agua dentro de la matriz extracelular. Las indicaciones recientes sugieren que cuando el tejido conectivo local se comprime como una esponja y luego se rehidrata, algunas de las zonas de agua anteriores pueden ser reemplazadas por moléculas de agua unidas, lo que podría conducir a una constitución de agua más saludable dentro de la sustancia fundamental. [8]

¿Hidratación?

Algunos instructores, profesores de yoga y terapeutas del cuerpo sugieren a sus pacientes y estudiantes que es necesario “hidratar” la fascia bebiendo de ocho a diez vasos de agua al día. Beber de ocho a diez vasos de agua al día puede, según los “expertos”, aumentar la concentración, mejorar la tez, hacer que el cerebro funcione mejor, ayudar a la concentración y ayudar a la desintoxicación. Así que cada vez se ven más personas que llevan botellas de agua y beben constantemente.

Desafortunadamente, estos beneficios no han sido comprobados y hay mucha evidencia de que el consumo excesivo de líquidos hace más daño que beneficio causa. En la medicina china, se cree que el consumo excesivo de líquidos sobrecarga los riñones y, con el tiempo, puede debilitarlos. El médico taoísta Stephen Chang advierte que el exceso de líquidos tiende a almacenarse en los tejidos. Esta retención de agua permite que los desechos se acumulen, lo que puede afectar el sistema nervioso. El Dr. Chang explica que esta es la razón por la que las personas con retención crónica de agua a menudo parecen “nerviosas e inquietas”. [9] El profesor Mark Whiteley, un cirujano vascular, considera que beber cantidades excesivas de líquido durante un período prolongado de tiempo reajusta la química del cerebro para que espere cantidades excesivas de agua. Las personas sienten que no pueden pasar sin los sorbos constantes de agua y “sienten pánico si tienen que pasar sin ellos por un período corto de tiempo “. La profesora Whiteley también está convencida de que la sobrehidratación está relacionada con la sudoración excesiva. [10]

En el caso de la fascia, si la matriz extracelular está deshidratada, encogida y solidificada, no puede absorber agua y oxígeno, por lo que consumir más líquidos no necesariamente cambiará la situación. Si creemos en las teorías del doctor Pollack sobre el “agua intersticial”, es obvio que beber más agua no ayudará necesariamente a la fascia.

¿Cuánta agua se debe beber? El consenso es que debe beber cuando tenga sed, y si está sudando mucho y haciendo ejercicio, especialmente en un clima seco, necesitará beber más. En otras palabras, use el sentido común. Diariamente, la mayoría de los expertos están de acuerdo con la idea china antigua: no tome más de 6 a 8 tazas al día, un número que incluye los líquidos que contienen los alimentos que está comiendo.

Receptividad y Plasticidad Fascial

La plasticidad fascial no se puede entender solo por las propiedades mecánicas. Investigaciones recientes han indicado que la fascia está densamente inervada por los mecanorreceptores. Los receptores de tejido miofascial no sólo responden a la presión y la tensión mecánica, sino que también pueden relacionarse con la percepción del dolor y la propiocepción. Estos “mecanorreceptores” se encuentran en el tejido conectivo denso (fascia muscular, tendones, ligamentos). Estos receptores son probablemente responsables de la capacidad de la fascia para cambiar y adaptarse al ablandar y alargar las fibras de colágeno. [11]

El tejido conectivo puede adaptar y ajustar su matriz de acuerdo con las exigencias que se le imponen. El tejido conectivo sano tiene ondulaciones con cualidad elástica, mientras que el tejido menos sano es más plano y menos elástico. Investigadores de la fascia han notado la capacidad de una gacela o un canguro para saltar mucho más lejos de lo que puede explicarse por la fuerza de contracción de los músculos de las piernas. Esto parece deberse a la capacidad de almacenamiento elástico de su fascia. El examen de ultrasonido de alta resolución ha demostrado que la fascia humana tiene una capacidad de almacenamiento cinético similar que entra en juego no solo cuando corremos y saltamos, sino también cuando caminamos. En este tipo de movimientos, la longitud de las fibras musculares cambia muy poco; es el alargamiento y el acortamiento de los elementos fasciales lo que produce la mayor parte del movimiento real. [12]

En las personas más jóvenes tiende a haber ondulaciones más fuertes, como los resortes elásticos. Dentro de sus fibras de colágeno, en las personas mayores, estas fibras aparecen más aplanadas y con menos elasticidad.

Es interesante que la calidad del movimiento elástico en los jóvenes se asocie con una disposición de red bidireccional típica de sus fascias, similar a la media de una mujer. En contraste, a medida que envejecemos y solemos perder la elasticidad en nuestro modo de andar, la arquitectura fascial adquiere una disposición de fibra más aleatoria y multidireccional. Los experimentos con animales también han demostrado que la falta de movimiento fomenta rápidamente el desarrollo de enlaces cruzados adicionales en los tejidos fasciales. Las fibras pierden su elasticidad y no se deslizan unas contra otras como lo hacían antes; en cambio, se pegan y forman adherencias en los tejidos y, en el peor de los casos, se enmarañan. [13]

Pandiculación

Aunque la inactividad parece tener un impacto negativo en la salud fascial, se ha observado que los animales no hacen ejercicio para mantener sus capacidades físicas. El doctor Luis Fernando Bertolucci señala, por ejemplo, que los movimientos de largos pasos seguirán siendo posibles solo en la medida en que se expresen completamente. Sin embargo, la mayoría de las veces los animales no expresan sus capacidades de movimiento óptimas, de hecho, solo lo hacen rara vez, cuando lo necesitan.

Muchos animales también duermen o toman siestas durante una buena cantidad de tiempo. El sueño impone períodos regulares de inmovilización, lo que permite el desarrollo de adherencias fibrosas, lo que el doctor Gil Hedley denomina “la Pelusa”. Estas adherencias interfieren con las superficies deslizantes entre el tejido conectivo. Cada mañana, cuando te levantas, bostezas y estiras, “disuelves” la Pelusa y liberas el tejido. Cada día que no se estira, se mueve ni hace ejercicio, hay más acumulación de Pelusa. [14]

¿Cómo mantienen la salud musculoesquelética los animales en la naturaleza? No realizan rutinas de estiramiento y aun así mantienen sus capacidades. El doctor Bertolucci y otros han notado que los animales realizan pandiculación espontánea: sacudidas, movimientos de estiramiento y temblores que son en gran parte involuntarios y no implican estimulación cortical. [15] La pandiculación se define a menudo como “un estiramiento y anquilosamiento del tronco y las extremidades, como cuando estamos fatigados y somnolientos o al despertar, a menudo acompañados de bostezos”. Esto es lo que la mayoría de nosotros hacemos cuando nos levantamos por la mañana para sacudirnos cualquier rigidez adquirida durante el sueño.

La pandiculación en animales implica co-contracciones musculares profundas involuntarias, en las cuales el tejido blando se alarga activamente contra las estructuras óseas a medida que las articulaciones se ponen rígidas. Las contracciones y los movimientos forman un patrón secuencial a partir de un mosaico de reflejos, cuya secuencia no se puede anticipar ni realizar a propósito, de la misma manera que un bostezo espontáneo es diferente de uno intencional. Esto es particularmente interesante cuando recordamos que el Wei Qi, a medida que se mueve a través de los Canales Tendinomusculares, permite al individuo responder de manera refleja y espontánea sin voluntad o conocimiento, y que el Wei Qi y los Canales Tendinomusculares generan una capacidad inmediata para responder a los cambios en el entorno de un individuo.

El doctor Bertolucci indica que las artes marciales orientales parecen tener una conexión con la pandiculación:

El Qi Gong, por ejemplo, requiere que el cuerpo se fortalezca con tono automático (involuntario) en los músculos posturales profundos, al mismo tiempo que se relajan los músculos superciales asociados con la actividad voluntaria. En estas condiciones, el cuerpo se integra como un todo y todas sus partes se relacionan entre sí en movimiento. Estas condiciones no pueden producirse mediante una acción motora voluntaria, sino que emergen espontáneamente con los estados apropiados de atención en los que se mejora la respuesta ante estímulos automáticos. Una persona en tal estado podría aprovechar la energía potencial elástica almacenada en el cuerpo al realizar un golpe. Esta característica del Qi Gong sugiere un modo de acción basado en tensegridad con un alto nivel de pre-estrés. De hecho, la potenciación del rendimiento ya se ha demostrado en los músculos preestirados, debido a su capacidad para almacenar energía elástica potencial. [16]

Estas ideas son interesantes, especialmente en relación con los ejercicios de Qi Gong y los movimientos de artes marciales, en los cuales uno sostiene posturas mientras percibe internamente movimientos espontáneos. Esto es parte de la dinámica de potencia – liberación que se encuentra en las posturas de Zhan Zhuang, como San Ti Shi (Postura de la Trinidad) de Xing Yi Quan, durante largos períodos de tiempo, y en Tu Na Si Ba de Shanxi Xing Yi (Ejercicios de respiración de los Cuatro Métodos). Este tipo de movimiento espontáneo también se puede encontrar en los ejercicios de Qi Gong derivados de las prácticas de meditación taoísta, como las enseñadas por Hu Yao Zhen, donde se observa la respiración espontánea que se mueve entre el Dantian y el Mingmen (una respiración que está fuera del ritmo respiratorio normal). Hu Yao Zhen describe esta práctica de la siguiente manera:

Cuando puedes observar algo así durante un cierto tiempo, tu cuerpo comienza a moverse inconscientemente. Después de que el cuerpo se pone en movimiento, su intención siempre debe observar al Dantian. Si el cuerpo quiere moverse de esa manera, entonces se moverá de esa manera.” [17]

Ir a siguiente

Notas:

[1] The Integrative Five-Fluid Circulation System in the Human Body. Peter Chin Wan Fung, Regina Kit Chee Kong, in Open Journal of Molecular and Integrative Physiology. Vol. 06, No.04 (2016), Article ID:72100 http://file.scirp.org/Html/1-1360097_72100.htm#txtF2

[2] Ibid.

[3] Dr. Gerald Pollack and Structured Water Science.
https://www.structuredwaterunit.com/articles/structuredwater/dr-gerald-pollack-and-structured-water-science

[4] Training Principles for Fascial Connective Tissues: Scientific Foundation and Suggested Practical Applications. Robert Schleip, PhD, MA and Divo Gitta Mueller, HP (Journal of Bodywork and Movement Therapies (2012) xx, p1-13.

[5] Ligamentous Articular Strain: Osteopathic Manipulative Techniques for the Body. Conrad A. Spence D.O. and William Thomas Crow, D.O. (Seattle: Eastland Press, 2001) p. 27-28.

[6] Strolling Under the Skin. Dr. Jean-Claude Guimberteau. SFRS: service du Film de Recherche Scientifique 2005. http://www.guimberteau-jc-md.com/en/videos.php

[7] Definition of Inflammation, Causes of Inflammation and Possible Anti-inflammatory Strategies, Srdan V. Stankov* The Open Inflammation Journal, 2012, 5, 1-9

[8] Ibid.

[9] The Tao of Balanced Diet: Secrets of a Thin and Healthy Body. Dr. Stephen T. Chang (San Francisco: Tao Publishing, 1987) p.112.

[10] Are you an Aquaholic? Doctors are always advising us to drink more water but in fact drinking too much can be even worse. Mandy Francis. Daily Mail (Published: 15 February 2015 Updated: 17 February 2015)

[11] Fascial Plasticity – A New Neurobiological Explanation – Part 1. Robert Schleip. Journal of Bodywork and Movement Therapies, January 2003.

[12] Robert Schleip, PhD, MA and Divo Gitta Mueller, HP (Journal of Bodywork and Movement Therapies (2012) xx, p1-13.

[13] Ibid.

[14] Gil Hedley Fascia and stretching The Fuzz Speech YouTube.

[15] Pandiculation: An organic way to maintain myofascial health. Luiz Fernando Bertolucci, MD (January 7, 2016) http://www.fascialfitness.net.au/articles/pandiculation-an-organic-way-to-maintain-myofascial-health/

[16] Ibid.

[17] Les Jeu des Cinq Animaux (Five Animal Play) by Jiao Guo Rui, De Ye Tao and Hu Yao Zhen, translated by Grégory Mardaga.

 

banner bajo

Anuncios

3 comentarios en “Fuerza de los tendones: Fascia, Canales Tendinomusculares y Artes Marciales Internas (Parte 3)

  1. Pingback: Fuerza de los tendones: Fascia, Canales Tendinomusculares y Artes Marciales Internas (Parte 2) | BudoBlog de Artes Marciales

  2. Pingback: Fuerza de los tendones: Fascia, Canales Tendinomusculares y Artes Marciales Internas (Parte 4) | BudoBlog de Artes Marciales

  3. Pingback: Fuerza de los tendones: Fascia, Canales Tendinomusculares y Artes Marciales Internas (Parte 4) | Renshu, Aprender Artes Marciales y Defensa Personal Online

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s