Clases de artes marciales: 5 diferencias entre niños y adultos

Empieza el curso y comienzan también las clases y los entrenamientos de artes marciales. Es la época en que muchos profesores se replantean algunas cuestiones relacionadas con su enseñanza, comienzan a poner en práctica nuevos planteamientos y crecen un poco más como docentes, como maestros. En especial la educación de los más pequeños suele resultar bastante más complicada que la de los adultos, pues tendemos a repetir con ellos el tipo de enseñanza que hemos recibido siendo ya mayores, y no siempre funciona. Es éste quizás el momento de hacer un ejercicio de reflexión que todo docente que trabaja con niños ha hecho seguramente en más de una ocasión ¿en qué se diferencia la enseñanza de las artes marciales a los niños de la de los adultos? Evidentemente, es muy distinto enseñar a niños y a adultos en todos los ámbitos, y las artes marciales infantiles pueden enfocarse de muchas maneras.  En este caso defendemos una visión lúdica y educativa de las artes marciales para niños.

Aunque podría profundizarse mucho más, identificamos 5 grandes diferencias entre niños y adultos a la hora de enseñar artes marciales:

1. ETIQUETA  (profundidad filosófica vs significatividad práctica)

Los saludos, la forma de sentarse, situarse en el lugar correcto, la forma de dirigirse a los compañeros y maestros… la etiqueta en las artes juega un papel muy importante, puesto que rituales y gestos se repiten una y otra vez en las clases. Tienen un trasfondo filosófico y cultural que los adultos van comprendiendo, asimilando y aceptando, y que de alguna manera va incorporándose a su personalidad, afectando a su forma de entender la vida. Pero esto es mucho más difícil que suceda con los niños. Si ya los adultos muchas veces realizamos estos gestos de manera mecánica, sin dotarlos de verdadero sentido, en el caso de los niños esta carencia se multiplica exponencialmente. Para que cale en ellos el mensaje que subyace en la etiqueta de las artes marciales, debemos dar un significado concreto a cada gesto, a cada comportamiento, a cada regla. Decirles que el saludo al compañero es “una muestra de respeto y cortesía” es algo tan abstracto que probablemente no lo asimilen y sigan haciéndolo solo por costumbre. Sin embargo, si les aclaramos que es la manera de decirle antes de practicar juntos “tranquilo, que no voy a hacerte daño” y de darle las “gracias” después de la práctica, automáticamente el saludo adquiere un significado concreto que les enseña a tener cuidado con las demás personas y a ser agradecidos. Los adultos asimilan los conceptos y principios filosóficos que hay detrás de la etiqueta de manera natural, mientras que los niños necesitan hacerlos concretos para comprenderlos.

2. DESARROLLO FÍSICO (cualidades físicas específicas vs psimotricidad general)

Flexiones de brazo, abdominales, sentadillas, trabajo con pesas y otros implementos, etc… son habituales en las clases de artes marciales y constituyen un excelente complemento, pues ayudan a mejorar notablemente las cualidades físicas necesarias para un buen desarrollo marcial. Pero la mejora de estas cualidades no se produce generalmente en la etapa infantil, sino alrededor de la adolescencia. El desarrollo físico de los niños no está (ni debe estar) basado en la mejora de la fuerza o la velocidad, por ejemplo, sino en el desarrollo de los capacidades psicomotrices: coordinación, equilibrio, esquema corporal, percepción espacio-temporal… Las artes marciales pueden ser una excelente forma de favorecer este desarrollo, pero un enfoque erróneo puede convertirlas en todo lo contrario. Trabajar el apartado físico con niños a través de los medios que se emplean para los adultos es una pérdida de tiempo, puesto que salvo excepciones los resultados serán decepcionantes, puesto que el niño no está aún preparado para desarrollar ciertas cualidades. Y además desaprovecha la ocasión de ayudarle en su desarrollo psicomotriz, en el que sí podemos y debemos influir en una etapa tan determinante en este ámbito como la infancia. Por todo ello, las mejoras en el rendimiento físico que se producen en los adultos  a través de la mejora de las cualidades físicas deben perseguirse, en el caso de las clases infantiles, a través de la psicomotricidad.

3. OBJETIVO DEL TRABAJO TÉCNICO  (aplicación y eficacia vs aprendizaje motriz)

La técnica determina la mejor manera de realizar un movimiento para obtener con el mínimo esfuerzo el mejor resultado. Es decir, tiene una función de rendimiento. Un golpe o una proyección se hace de una determinada manera porque así es como funciona mejor. El objetivo por tanto de la técnica en adultos es la comprensión de los principios que la determinan y su aplicación práctica de manera eficaz. Pero en el caso de los niños, la eficacia de su aplicación práctica es muy relativa. La técnica debe ser más que un medio para el rendimiento, una herramienta para dotar al alumno de patrones y esquemas motrices, para enseñarle a moverse, a usar su cuerpo. A través de las técnicas de las artes marciales, los niños aprenden a realizar infinidad de movimientos diferentes, que servirán además de base para realizar otros nuevos. Ésta puede ser la utilidad más importante del trabajo técnico de las clases infantiles, a diferencia de la aplicación y la eficacia de los adultos.

4. MÉTODOS DE ENSEÑANZA (repetición consciente vs formas jugadas)

La repetición es un método de enseñanza muy empleado en las artes marciales. Y se emplea porque es útil. Hacer una y otra vez un movimiento no implica en sí una mejora del mismo, pero hacerlo de forma consciente, tratando de realizarlo correctamente y de evitar errores sí ayuda mejorar. Tanto  para adultos, como para niños es fundamental repetir los gestos técnicos. Pero mientras con los adultos puede obtenerse muy buen resultado con la simple repetición, con los niños quizás haya que ir un poco más allá. La motivación del adulto puede estar en la mejora a medio plazo: “tengo que repetirlo cada vez mejor y así con el tiempo lo haré bien”. Los niños, sin embargo, necesitan una motivación a corto plazo, y si abusamos de la repetición pura y dura probablemente en lugar de esforzarse en cada ejecución y pensar “tengo que apoyar bien el pie” o ” los codos pegados al cuerpo” probablemente por su cabeza pase algo así como “¿cuándo se acaba esto?”. Por eso parece razonable pensar que debemos combinar este tipo de trabajo con juegos que supongan una motivación inmediata para los alumnos, que les exijan repetir los gestos técnicos para obtener en el juego un resultado inmediato, de manera que los ejecuten pensando “si no apoyo bien el pie no podrá pillarme” o “con los codos pegados es más divertido”. Es decir, que a repetición consciente y concentrada que tan buenos resultados da en las clases de artes marciales para adultos tal vez deba combinarse con trabajos más lúdicos y motivadores en las clases para niños.

5. OBJETIVO PRINCIPAL  (formar artistas marciales vs educación integral de personas)

Por último, y como resumen de todo lo anterior, entendemos que el objetivo principal del trabajo de artes marciales con adultos es diferente del trabajo con niños. Aunque las artes marciales contribuyen a formar mejores personas, la orientación fundamental de las clases suele dirigirse a formar mejores artistas marciales. El trabajo que se plantea para adultos está enfocado a mejorar la condición física y técnica, e incluso estartégica y táctica, del practicante, y la adquisición de valores y el desarrollo del carácter y la personalidad son una consecuencia de este trabajo. En las clases infantiles, la formación integral del alumno debe ser la prioridad, aunque se haga a través de las artes marciales. Cuando dirigimos una clase de artes marciales para adultos éstas por lo general son el elemento principal, y a través de su práctica se forja el carácter. Cuando enseñamos a niños, quizás su educación integral debe ser lo más importante, y la mejora de nivel en artes marciales una consecuencia lógica.

Juan Antonio García Ruiz
www.karatekidokan.com

Anuncios

7 comentarios en “Clases de artes marciales: 5 diferencias entre niños y adultos

  1. Pingback: Top 10 de artículos de artes marciales 2015 | BLOG KIDOKAN SEVILLA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s